24 de marzo de 2008

El poder de los sueños


Este fin de semana pude reflexionar ampliamente en el poder de los sueños y los deseos. El viernes, en la reunión de las Montrealísimas, tuvimos oportunidad de platicar de cómo nuestros deseos, sueños e ilusiones moldean nuestra vida. En casa, el tema continuó con el tan esperado Domingo de Pascua que despertó la ilusión de Montse y afortunadamente, sobrepasó sus expectativas. Y durante el domingo pude platicar con dos amigos sobre su insatisfacción con algunos aspectos de su vida.


Es muy importante tener claro lo que deseamos y utilizar ese deseo para llenar nuestra vida de energía y seguir el camino para el éxito, ya sea personal o profesional. Sin embargo, no bastan lo sueños. De hecho, esa es solo la primera parte del proceso.


Para ver nuestro sueño convertido en realidad, dicen los que saben que primero debemos tener claro que deseamos. Muchas veces estamos tan insatisfechos con lo que tenemos, que somos incapaces de ver lo que sí deseamos. Hay que saber distinguir ambas cosas. Por ejemplo, una persona con una fuerte enfermedad tal vez piense (y se enfoque) en dicha enfermedad, porque no desea estar enferma. Sin embargo, lo que debe hacer para contribuir a su curación es enfocarse en la salud, en cómo desea sentirse. Es muy diferente pensar en un atributo que pensar en la negación de su opuesto. La energía emocional que conlleva esto es distinta.


El siguiente paso que recomiendan algunos maestros espirituales es pedir. Es muy importante que una vez que sabemos qué deseamos, podamos verbalizarlo (aquí difieren algunos autores). En lo personal, pienso que aunque el pensamiento es energía, es mucho más efectiva la energía de la palabra hablada.


Por último, el tercer paso es recibir lo que desamos. Para recibir lo que hemos pedido y que la Vida generosamente nos otorga, debemos tener la disposición adecuada. Muchas veces no nos sentimos merecedores de algo, ya sea porque lo sobrevaloramos o lo infravaloramos. Sin embargo, si queremos recibir lo que nos pertenece, tenemos que estar listos a aceptarlo. Es decir, mientras pensemos que sería maravilloso e increíble recibir tal regalo o subir a un nuevo puesto, mientras lo pongamos fuera de nuestro "campo de visión" no sucederá.


Tenemos que entender que lograr ciertas cosas es como un viaje de un punto A a un punto B. Si estoy en el punto A tengo que entender que no importa que tan lejos esté el punto B, sino que los pasos que dé sean en la dirección correcta. Los caminos pueden ser más o menos largos, pero lo importante es no desfallecer y no desanimarnos.


Por eso, el deseo es tan importante. Por eso, los sueños son los que nos mantienen en el camino. Estos sueños y deseos son los que mueven al mundo. ¿Cuáles son los tuyos?

2 comentarios:

XIMENA LOVE dijo...

Hola me gusto lo que has dicho. La verdad que yo soy muy soñadora cada sueño se me cumple.
Espero que me vengas a visitar a mi blog y seras bienvenida.

Marxe dijo...

Gracias Ximena,

Es importante recordar nuestros sueños incluso cuando somos mayores. Los sueños son la columna central de nuestra vida.