2 de enero de 2010

Feliz 2010!

Después de unos meses de ausencia, en los que solo tuve tiempo de trabajar, atender a mi familia y jugar Warcraft (no lo puedo negar) estoy de vuelta.

Estos meses se me fueron volando. Apenas pude digerir este final del año. A inicios de octubre nos enteramos de que una colega de mi jefa deja su puesto. Solicité el puesto y me quedé con él, causando así un poco de estrés en la organización, puesto que mi conocimiento de algunos sistemas y del francés no era tan sólido como el de otras personas en la empresa. Afortunadamente, mis habilidades de gestión de personal eran más sólidas y logré convencer a mis entrevistadores de que yo era la mejor opción a mediano plazo.

Mi nuevo equipo de trabajo también se sorprendió al saber que yo sería el reemplazo de esta gerente y debo admitir que hubo un par de explosiones emocionales que yo no esperaba encontrar en tierras canadienses. Pero como dicen en mi tierra, en todos lados se cuecen habas, así que me puse las pilas, me dediqué a aprender el proceso de ventas y los sistemas que intervienen en él y ahora me encuentro dirigiendo un grupo de ex-compañeros míos.

Así que para mí el 2009 cerró con un fuerte reto que, sinceramente me causó un poco de estrés. Sin embargo, como cualquier cosa que vale la pena hacer, si la afrontas con una estrategia, trabajo duro y buena actitud, las posibilidades de éxito son mayores.

Ahora que he cumplido una de mis metas: alcanzar o superar el puesto que dejé en México, llega el momento de ir por las otras: comenzar una maestría (por fin encontré la maestría que quería estudiar), tener más clientes para mis sesiones de coaching, seguir perfeccionando el francés y seguir creciendo en la organización.

Y tú, ¿qué metas tienes para el 2010? Recuerda que, como dijera Séneca, "Cualquier viento es favorable para el que no sabe a dónde va".

3 comentarios:

admin dijo...

Felicidades por tu nuevo puesto y reto Marcela!

Es normal que un reto te cause algun grado de estrés, si no fuera así, no fuera reto.

Y es que cuando tus habilidades son iguales o superiores a los retos que enfrentas, los retos no son retos, te manejas en el dominio de lo conocido y hasta te puedes aburrir o desiteresar en lo que haces.

Por eso los cambios y nuevos retos son importantes y necesarios, te sacan de tu área de confort y ahora te tienes que esforzar un poco para enfrentar el cambio y el nuevo reto.

Y más tarde se repite el ciclo: lo que era antes un reto se vuelve dominado y estás lista para algo más.

Pero, ¿a qué pueden aspirar gente como Carlos Slim y Bill Gates, en términos de cambios y retos? Supongo que a la filantropia :)

Saludos!

Ale Marge dijo...

Qué bueno, te felicito!
Mi meta es terminar mi maestría y irme de vacaciones de verdad en el próximo verano (antes pudiemos tomarnos, 2 o 3 dias desde que llegamos)
Saludos

Marxe dijo...

Gracias Admin, por tus felicitacion y tus comentarios, muy atinados por cierto. Estoy totalmente de acuerdo en que estos retos y crisis son las que nos hacen crecer y son los que valen la pena ejecutar.

@Ale: gracias por tus felicitaciones tambien y mis mejores deseos para ti y tu familia. Estoy segura que terminaras exitosamente tu maestria y tus vacaciones te sabran a gloria.

Saludos,

Marcela